sábado, 26 de julio de 2008

El optimismo también existe

Esperaba una puteada. Una gran puteada, de las de siempre. De esas que me vocifera el taxista cada vez que vengo a Buenos Aires y al subirme en la estación de ómnibus de Retiro, le digo con soltura ‘llevame a Maipú y Córdoba, por favor’.

La mayoría de las veces que vengo a Capital lo hago con una mochila que me permite, tranquilamente, recorrer a pie esas 10 cuadras y evitarme así dos cosas: el gasto de subirme a un taxi, y la puteada, claro está. Pero otras veces, como ahora, vengo cargado y necesito imperiosamente un medio de transporte más o menos cómodo que me lleve a destino; a mí y a la valija, en este caso, pesada.

Digamos que ya es casi un ritual el que se genera cada vez que tengo que venir a Buenos Aires: el preparar mi equipaje en casa, el buscar monedas; muchas monedas para darle: al señor que sube la valija al ómnibus en Tucumán; al señor que la baja del ómnibus en Buenos Aires; y al señor que te abre y te cierra la puerta del taxi en Retiro. Tantas monedas y un presupuesto para justificar la estúpida costumbre de darle dinero a gente a la que no estás obligado a darle nada. Como a esos de los estacionamientos en la propia calle, cuando vas a ver un espectáculo, a la cancha o a tomar un café con amigos. '¿Se lo cuido maestro?'. Decía, en todo este ritual, cuando veo que será inevitable el taxi en Retiro, lo que no puedo dejar de preparar es mi cabeza para el momento en que lleguen las puteadas. Lo hago de manera inocente; como si preparándome para eso me doliera menos el encontronazo. Por ejemplo, la última vez que vine, en mayo de este año:

- Pero hermano, ¿no te podés ir caminando? No me podés hacer esto. Eso es de putos. Tomate el bondi si tenés valija, loco.

Cosas así uno tiene que soportar en Buenos Aires de la boca de un pelotudo que está laburando gracias a vos que te subís a él para que te lleve a cualquier lado. Por eso, otro día y hablando con otro taxista –mi amiga Marta sabe bien que me encanta charlar con ellos- una vez le pregunté:

- Pero por qué se enojan tanto?
- A ellos no les gusta salir de la Terminal por un viaje tan corto, hermano. No les conviene. Hacen la fila de taxis un montón de tiempo para que venga uno como vos y le pida que lo lleve aquí nomás, a 10 cuadras. Ellos están esperando agarrar un viajecito a Ezeiza, o a Aeroparque. Por eso se enojan.

El hombre me confirmó lo que yo ya sabía. Pero aún sabiéndolo, cada vez que me toca el infortunio, soporto la puteada como puedo, y digo por dentro ‘que se cague, si no le gusta que me baje’, y listo. Así que se hizo una pintoresca costumbre esto de llegar siempre a Buenos Aires con un coro de puteadas. Eso, y todo eso, hasta ayer.

Venía de buen humor; el viaje había sido perfecto y yo había dormido casi todo el trayecto, lo cual es para celebrar largamente. Mientras estaba en la fila esperando un taxi, y ya imaginando el vocifero incipiente, veo aparecer lentamente un viejo Peugeot 504, el que me tocaba a mí. Traté de adivinar si la cara del taxista me sugería algo, aunque rápidamente me subí, le di la monedita al señor que me abrió la puerta y una vez adentro del coche, digo: 'Maipú y Córdoba, por favor'. Se produjo un silencio. El hombre balbucea y mueve los labios en voz baja:

- Maipú y Córdoba; maipú y cór-do-ba… maipú y…. mmmm, a ver a ver, podemos ir por Além hasta Córdoba, o por Santa Fé… aunque siendo hoy viernes, estará todo tapado, maestro.

Ya tantas palabras de entrada y que ninguna sea las puteadas que habitualmente escucho me pareció como encontrar una flor en pleno desierto. Lo cual me generó inmediatamente cierta simpatía hacia el atípico taxista del Peugeot 504. ‘Vamos por donde sea más rápido’ le dije sin más. Pensé, casi creyendo adivinarlo, que su buen trato se debía a que posiblemente fuese su primer día de trabajo, que llevaba en la sangre ese entusiasmo un tanto pueril de los que recién comienzan, y otras tantas conjeturas para explicar tanta rareza.

- Hace mucho que estás en la calle con el auto?-, pregunté.
- Uhh… toda una vida, querido. Pero uno se acostumbra. Cualquiera puede pensar que por estar aquí metido entre tanto estrés, uno odia este laburo. Pero no… uno se acostumbra. Mirá, te digo más: cuando yo estoy subido al auto es como si estuviera de vacaciones (sic). Aquí soy feliz!

A esta altura yo no sabía si el hombre fumaba marihuana en las mañanas, si estaba delirando o si en realidad no había dormido tanto en el ómnibus como pensaba. Yo creo que me encontré, finalmente, con uno que no reniegue ni putee ni hable mal del gobierno –esa tan argentina costumbre en los taxis, no?-. Seguimos charlando, me contó que vive en Escalada, que no es como la tele dice, no señor, lo de la inseguridad es mentira, es hermoso lugar para vivir, además aquí nomás, a 15 minutitos del centro, cruzando el puente. Que tiene una hija y que se llama Sol. Que menos mal que viniste hoy, porque ayer estaba lloviendo una barbaridad, hoy al menos tenés solcito. Que venís por laburo o de vacaciones? Que sí, esta ciudad tiene sus cosas, pero es linda… que se yo.

Y así seguimos… subiendo por Além hasta Córdoba y de ahí hasta Maipú. Al llegar al destino, le pagué, tomé mi equipaje y le di la mano a modo de despedida. Cuando estaba ya cerrando la puerta, con medio cuerpo en la calle y medio cuerpo adentro del Peugeot, escucho que me dice algo. El taxista me dice algo que yo no escucho bien. Entonces giro mi cabeza hacia él.

- ¿Qué dijiste?-, le pregunto.
- Bienvenido a la jungla, hermano… Bienvenido y que la disfrutes-, dijo con una sonrisa apenas perceptible.

Yo seguí mi camino, casi impávido pero a la vez reconfortado. Quizás pensando en que en el reino del revés todo puede suceder, incluso el optimismo. Que puede salir de pronto una flor en el desierto, incluso en Buenos Aires; y que al llegar te reciban, incluso, sin las mismas e impunes puteadas de siempre.

22 comentarios:

Belu dijo...

Muy bueno Bruno! eh tenido el placer de viajar con un taxista que trabajaba por vocación (?¿) existirá la vocación en ese oficio, será oficio o profesión?

Igualmente la MAFIA de los taxis en Retiro es impresionante, esas mismas personas que "amablemente" te abren la puerta, le cobran unos cinco pesos al taxista... ¿derecho de piso? ¿"impuesto al trabajo"?

Saludos!! y avisa cuando estes por aca asi nos juntamos todos!

Benja dijo...

Exclente relato!!!

Anónimo dijo...

Nunca viajé en bondi a Buenos Aires, pero trabajé 4 años en esta ciudad y conozco los taxistas porque los he sufrido. Pero es cierto por ahí se encuentra uno bueno, como en la política también. El relato es excelente Bruno, porque además de bien escrito, toca un tema sensible para todos, el transporte y una costumbre que todos debemos soportar; que el ser humano descarga sus broncas contra el ser humano que le toca en suerte y no con el que las provoca. Como siempre tiene la culpa el cartero que es portador de malas noticias. Los de Retiro deberìan poner dos colas una para viajes màs largos y otra para viajes breves. Seguro que habría taxistas puteando porque varios viajes breves no le reportan el ingreso de un viaje largo. El inconformismo es natural, Bruno, y lo pagan, como siempre, los otros. Te felicito. Renzo

Anonymus dijo...

Buen relato. Una refresacada entre tantas demostraciones de intolerancia.
Besos.

La vasquita dijo...

Recuerdas aquella vez en que un taxista loco nos empezó a hablar de la muerte y de sus ansias de asesinato? Sería una "puteada"? No sé... mi única preocupación en ese momento era sopesar cual era la mejor opción; tirarme de un taxi en marcha o morir asesinada por su conductor en un descampado a las afueras de la ciudad! Estoica, opté por aguantar allí dentro con la mejor de mis sonrisas (si hay q morir, al menos q parezca feliz)
.........
Uf, me entran escalofríos sólo de recordarlo!
"Noooooo, ta loco!" jaja
Besos.

Bruno Cirnigliaro dijo...

Vasquita, cómo olvidarlo... eran las 3 de la mañana y estábamos yendo al Matadero, en Madrid, a una fiesta a la que después no pudimos entrar... Ese viejo sí que estaba loco... yo creo que nos salvamos de ser asesinados, de verdad!
Belu, tenés toda la razón... es una cadena de corrupción eso!
Anonymus, gracias por pasar a visitar... entré a tu blog, y voy a volver a entrar, quizás te pueda ayudar con alguna historia...

Juan Pablo Sosa dijo...

La verdad Bruno, tuviste suerte que el taxista no te hizo un tour por la ciudad de Bs As. Cuando se avivan que conocés poco y nada la ciudad, se aprovechan.
Igual, no todos son así, como este caso que te tocó, pero en las generalidades caen todos.
Saludos

el Rafa dijo...

Quien dice que no se encuentran joyas en el barro?
Toda una anegdota en esa jungla llamada "Baires" Ja
Excelente relato.

Anónimo dijo...

Hay de todo en la viña del Señor, lo que pasa que estamos acostumbrados a que siempre nos toque lo malo, lo feo, las puteadas,etc... Y no nos damos cuenta que en medio de todo lo malo siempre hay algo o alguien bueno que nos puede hacer ver las cosas de otra manera...
La anónima

Bruno Cirnigliaro dijo...

Pablito, asi es, esta vez tuve suerte, por eso lo anecdótico del caso.
Rafa, gracias por la visita... nunca se sabe lo que puede pasar en 'baires'.
Anónima, lamentablemente estamos 'mal' acostumbrados... pero siempre puede ocurrir lo inesperado... para contar esas interrupciones está este blog. Bienvenida!

Lina Masaki dijo...

Taxista: A esos hay que matarlos contra un paredón.
Pasajero: ¿A quiénes..?
Taxista: A todos.

Pasé por tu blog de casualidad, y me quedo.
Saludos.

Bruno Cirnigliaro dijo...

Lina, gracias por pasar y, sobre todo, por quedarte. Espero que sea por mucho tiempo.
Saludos,

Anónimo dijo...

Brunito, me gustó muchísimo encontrar la esperanza cómo eje central de este relato.Y... más todavía, motivada por un desconocido. Está demostrado que en "el reino del revés" ella también existe...pero, hay que saber valorarla. Son pequeñas cosas que normalmente no damos importancia, pero que pueden ayudarnos a empezar un nuevo día con alegría!
Besitos, desde el otro lado del charco,
Mamá

Belu dijo...

Bruno!! sabes que me acabo de acordar.... alpobre yanqui cuando recien llegaba a Mar del Plata!!!!
Te acordas?? jajajaj pobrecitoooo
besos!

Bruno Cirnigliaro dijo...

Perry, así es... hay que aprender a valorarla y a que no pase por nuestros días sin más... esa sensibilidad viene en gran parte gracias a vos.
Belu, me acuerdo... cómo olvidarlo! El yanqui fue, digamos, una pobre víctima de la viveza criolla... por suerte, sólo por un tiempo. Después aprendió a lidiar con eso.
Besos...

el Rafa dijo...

Pregunta al marguen y disculpa si es impertinente: eras vos el del corte comando hace unos 15 años?.

Bruno Cirnigliaro dijo...

Rafa, no se exactamente a qué se refiere tu pregunta. Usé corte comando en la niñez como muchos chicos... quizás hace más de 15 años. por?
Saludos

Anónimo dijo...

priligy pills UK [url=http://priligyprix.webs.com/#3w9l]acheter priligy[/url] [url=http://cialis-prix.webs.com/#5k5g]Medicament cialis[/url] atarax pharmacy for sale zzs generic plavix USA qbl dapoxetine cialis priligy en pharmacie acheter du zithromax cheap kamagra no rx fob

Anónimo dijo...

plavix pills UK [url=http://priligyprix.webs.com/#4g0k]priligy generique france[/url] [url=http://levitra-prix.webs.com/#0b7q]levitra pilules[/url] cheap generic clomid cev order priligy UK mha levitra viagra pharmacie priligy france generic clomid UK hjc

Anónimo dijo...

plavix pharmacy cost [url=http://priligyhere.eklablog.com/#9s7h]priligy no prescription[/url] [url=https://flavors.me/sildenafil_citrate_in_connecti#0t2n]purchase kamagra in St Louis[/url] [url=http://clomidhere.eklablog.com/#8r0z]clomid uk[/url] wbr sjl priligy price clomid no rx generic atarax cheap kamagra zithromax pills without prescription twe

Anónimo dijo...

plavix online pharmacy [url=http://thekamagradrug.mevio.com/#0b7w]kamagra 100mg jelly[/url] [url=http://thepriligydrug.mevio.com/#6q9e]priligy hcl[/url] tdz aaz buy cheap clomid kamagra cheap generic strattera zithromax pills online fse

Jian Zhuo dijo...

coach outlet online
ray ban sale
thunder jerseys
adidas nmd r1
cheap air max
louis vuitton outlet store
mont blanc pen
michael kors outlet clearance
ralph lauren outlet online
coach factory outlet online
170515yueqin