lunes, 8 de diciembre de 2008

Zona liberada

Cuando me di cuenta, el reloj marcaba la 1 de la madrugada. En una ciudad donde todos los bares y discotecas están obligados a cerrar, por ley, a las 4 a.m., que la aguja esté pasando ya por el número uno es un problemita de tiempo bastante serio para quien quiera salir a divertirse o tomar algo con cierta comodidad temporal. La inútil ley que obliga a cerrar los bares y boliches a las 4 de la madrugada se cumple a rajatabla por estas tierras. Todas las demás leyes no; pero ésta, y la que prohíbe fumar en cualquier lugar público y cerrado, sí que se cumplen; siempre se cumplen. Si ésta es una ciudad seria, caramba!

Yo tenía ganas de salir a tomar algo con algún amigo. Era miércoles y llovía, lo cual lo hacía difícil. Pero tenía ganas igual, qué se yo… había recibido algunas buenas noticias durante el día (por fin de las buenas!) y tenía ganas de salir un poco. Miré el reloj otra vez y marcaba ya la 1.15. No, no da para llamar a nadie a estas horas. Además, quién querrá salir un miércoles lluvioso por la noche, cuando ya es la 1.15 de la madrugada y en esta ciudad no tenés tiempo para nada.

Resignado e insomne, me conecté a Internet. “El Inter de Porto Alegre se quedó con la Copa Sudamericana”, leía en un portal de noticias y no se por qué me acordé de Brasil, de esa otra patria que fluye por mis venas. En ese momento, se abre una ventana por el msn.

Adolfo dice: estás?
Bruno dice: sí, qué hacés?
Adolfo dice: nada, aquí ando, vos?
Bruno dice: bien, con ganas de salir un poco
Adolfo dice: si querés pasame a buscar y salgamos un rato
Bruno dice: vos decís?... no es muy tarde?
Adolfo dice: no boludo… venite y vemos qué hacemos, si salimos o nos quedamos acá
Bruno dice: bueno, en 10 minutos paso por ahí.
Adolfo dice: Ok.

Los beneficios que trae Internet son inconmensurables, pensé. Cerca de la 1.35 llegué a casa de Adolfo. Él también habrá tenido ganas de salir porque estaba esperándome en la puerta cuando llegué, cosa muy poco habitual en él. Dimos unas vueltas, y justo enfrente de la Plaza Urquiza, nos sentamos en un bar a tomar unas cervezas. Lo hicimos en la vereda, refugiados debajo de un toldo para no mojarnos. Adentro no había lugar para sentarse, un dúo tocaba música en vivo a un volumen exageradamente alto, mientras unos señores de 50 años bailaban muy divertidos. Como teníamos ganas de charlar tranquilos, nos sentamos afuera.

La conversación fue amena y el tiempo se hizo más corto de lo que ya era. Cuando el reloj marcó las 4 a.m., con puntualidad inglesa las luces del bar se apagaron, los dos músicos se llevaron calladitos sus instrumentos, y los cincuentones salían a los tumbos con el celular en una mano y el whisky en la otra. Nosotros tuvimos que tomarnos medio a las apuradas el último sorbo de cerveza. Con Adolfo nos miramos, y entre resignados y –mal- acostumbrados, subimos al auto para volver a casa.

- Llevame a comprar cigarrillos antes, por favor-, me dijo Adolfo. Fuimos a un 24 hs. conocido por ahí cerca. Justo al lado hay un bar que los fines de semana se convierte en un sitio bailable. Es uno de esos lugares periféricos, muy elemental, donde se escucha cumbia y para el que no existe ninguna ley.

Vimos varias mesas ocupadas en la vereda con botellas de cerveza recién abiertas, delatoras de la impunidad. Sin decirnos nada, caminamos hacia allí, nos sentamos en una mesa. Eran las 4.30 a.m., a plena luz de la noche, y ese lugar estaba abierto y vendiendo alcohol. La lluvia había parado, pero un viento fresco comenzó a empujar. Decidimos sentarnos adentro. “Adentro no vas a poder fumar”, le dije ingenuamente a Adolfo. Me miró y no dijo nada. Entramos igual. Pedimos cerveza, y un cenicero. Dos cosas que en Tucumán no se pueden pedir después de las 4 a.m., en ningún sitio cerrado. Nos trajeron lo que pedimos. Adolfo fumaba con mucho placer, cómodamente sentado en el bar, como si infringir una norma diera más sabor a la pitada. Yo hacía lo mismo pero con mi vaso, con una tácita sensación de venganza. Pensé en tantas noches en que a las 4 a.m. me obligaron a volver a casa, y ahora me sentía como en otra ciudad, o en otro país, donde se puede volver a casa a la hora que uno elija.

Ya había pasado mucho tiempo después de las 4 a.m. y en nuestro alrededor la gente fumaba y bebía como si nada, cuando toda la ciudad ya había apagado la luz y puesto el despertador, al ritmo que impone la ley y su férreo control policial de todas las noches. En nuestro ahora adorado bar estas cosas no suceden. Allí no hay ley. Allí descansa la impunidad. Es zona liberada
.


Nota del editor: el nombre del bar mencionado no se dará a conocer bajo ninguna razón. No queremos que por esta publicación alguien vaya a controlarlo. De todas maneras, una de las dos palabras del título de éste post forma parte de su nombre que tiene cuatro (4) palabras. Está premeditadamente puesto allí. Si alguien lo adivina, ganará un premio: tomar una cerveza y fumar un cigarrillo gratis en este bar abierto después de las 4 a.m. Invita, cordialmente, elreinodelreves.com.

24 comentarios:

Piojo Cordobes dijo...

Igualmente a vos no te molesto infringir la ley asi que te olvidaste ella y todo lo que significa. Mi pregunta es no deberiamos empezar por nosotros, es decir a respetarlas.Pido disculpas si molesta mi comentario
Un abrazo
Piojo Cordobes

Bruno Cirnigliaro dijo...

Tu comentario no molesta, querido amigo. Al contrario, llama a la reflexión; quizás el relato busque lo mismo, no desde la comodidad de ver en los otros la culpa, sino desde el compromiso que significa asumir la complicidad de uno ante la injusticia. De todas maneras, tomalo con humor amigo. Gracias por disentir. Me gusta eso.

Saludos,

el Rafa dijo...

Quédate tranquilo Bruno querido todas las autoridades saben que en ese bar hacen lo que quieren. Los sábados asisten algunos comisarios a tomar en ese lugar que también es lugar de levante para los puntos 24 horas. El propio Gaby las regentea a las muchachas rentables.
Debo reconocer que la primera vez que tome un porron en un bar después de las 4 y prendí un pucho en un lugar publico me sentí muy bien. ¿Cumplir leyes tontas? NO WAY… ya se que que no deberiamos cada uno “elegir” que leyes cumplir y que leyes no, pero bue… es lo que hay.
La próxima vez me preguntas a mi donde tomar un porron día miércoles y hasta la hora que quieras… por que hay un par de lugares mas copados :P
Abrazo.

Baubo dijo...

Mi opinión aparte, porque yo elijo creer en la Justicia, al menos en un sentido, pero las pseudoleyes están de más y el invento de las 4 am... bueh es largo.

Yo vengo a decir, en fin, que no puedo adivinar a razón de mi distracción y falta de vivencia miguelina, pero voy a averiguarlo! mmm no me llama el bar, sí la invitación :)

SALUDOS!

Vito Corleone dijo...

Hola Amigo querido! Porque te conozco y padecemos de la misma impotencia es que me decidí a escribir. Te cuento que el domingo próximo pasado en un casamiento, fui testigo y víctima a la vez de la falta de criterio con la que se aplicó la ley Nº7575. Supuestamente ésta ley prohibe fumar en lugares públicos y cerrados, ok! Esta era una fiesta privada de un querido amigo y aún así los mozos y demás encargados chantas se esmeraron toda la noche en cumplir a la perfección el papel protagónico de gendarmes. Me conoces y sabes el tipo de persona que soy, muy respetuosa del prójimo, en todo sentido, pero el domingo me ofuscó el hecho de tener que andar pidiendo mi derecho de fumador social toda la noche a personas (Mozos) que realmente no tenían nada que ver, ya que ellos estaban contratados para otra función. Durante el transcurso de la noche fui testigo de la cantidad de cigarrillos que hicieron apagar a mis amigos, siendo redundante y cansador el siguiente relato: Mozo:"No se puede fumar aquí joven"; Invitado:"Ta bien compadre". Escuché también amigos y obviamente ya en tono de joda decir: "Fumemo cheee!", como protesta al régimen dictador del lugar. Mientras todo ésto ocurría en la fiesta, decidí no amargarme, dejar atrás el tema del cigarro y comenzar a divertirme, razón por la que fui en busca de mi primer medida de whisky, esperándola, vi de repente como ceniceros completos de puchos, de todos colores de filtros y marcas, circulaban con total impunidad desde las mesas de gente mayor hasta la cocina del lugar, justo en ese instante sentí que me encontraba sumergido en el Reino del Revés y entre en una profunda impotencia. De inmediato tomé una decisión, y también un whisky, jejeje, podríamos decir que fue como un decreto de necesidad y urgencia, prendí un gran cigarrillo junto a otros amigos y desde ese momento fui víctima de la persecusión de los mozos durante toda la noche, pobres! en algún momento hasta esbocé
una sonrisa al verlos tan vigilantes. En fin, de esta experiencia deduje que los cuasiencargados de aplicar leyes como ésta, no son tontos! saben a quienes van a intimidar para su cumplimiento. Te mando un abrazo cabezón.

Bruno Cirnigliaro dijo...

Antes de que aparezcan otros comentarios, creo que Rafa se merece el premio; la tiene re clara! No dijo el nombre, pero lo sabe y no necesita decirlo. Haré uso de tu recomendación Rafa, algún miércoles te voy a preguntar dónde ir.


Baubo: busca y encontrarás...

Vito: esclarecedor tu testimonio... cualquier palabra sobra. Gracias!

Paulo Domenico dijo...

Primo... faz tempo que não passo pelo seu blog. Muito bom o texto, mas confesso uma inveja da noite de Tucson City, como você relatou. Aqui em São Paulo podemos fumar dentro dos bares, no entanto a partir da 1:00 AM já estão quase todos fechados, ou fechando. Só nos resta as discotecas (los boliches), enclausuradas, lotadas em que não consegue conversar. Definitivamente São Paulo não é a cidade pra quem quer só tomar uma cerveja com os amigos até tarde, e falar de futebol. Não somos mais a cidade que nunca dorme, mas a cidade que dorme cedo, bem cedo. Tá aí um ponto positivo - bem positivo - pra Tucumán, em relação a uma das maiores cidades da América do Sul.

Abraços primo, e depois me passa o nome desse bar...jejeje.

Bruno Cirnigliaro dijo...

Primo: isso é muito certo; as vezes nos fechamos a nós mesmos e nao temos tempo pra pensar nem comparar com outras cidades; acho q a realidade d cada país ou cidade é bem particular; Tucumán mudou bastante a sua noite, e quase nao temos tempo pra nada; mesmo quando temos horarios muito mais laxos q os vossos... só espero q quando eu vá pra SP, vocé me leve em algúm de esses bares sem lei e podamos conversar e beber até a hora que a gente quizer. Abracao primo, ja tava com saudades do seo passo ppor aquí

Anónimo dijo...

te olvidaste de contar lo que pasó en ese oscuro depto "C", cuando llegó el CAPITAN PAROLO Y el su Revolucionario soldado Mr. Bincha.

SAludos

UU AAHH!!

Paulo Domenico dijo...

Dale che q te esperamos en SP... estamos de mudança, vocês têm q conhecer a casa nova. E a gente vai nas "zonas liberadas" daqui... apesar q vc sabe q zona significa outra coisa aqui no Brasil... jeje

Abraços y hasta luego...

el Rafa dijo...

Es un orgullo para mi recibir este reconocimiento… finalmente todos los años de juerguista empedernido dieron su fruto. :P

MaRuLaNdIa dijo...

me rasparon no se que es ni donde es:( me perdi la rumba jajjaja

LUZ dijo...

Nene, los días miércoles son los mejores días para salir porque hay la gente justa en los lugares justos. En cuanto a lugares para quedarse hasta mas de las cuatro y fumar unos puchos, debo decir que conozco un par, ya te voy a pasar unas direcciones así infringimos las ley juntos. jeje "Tendría que estar prohibido, prohibir"

Un beso

Juan Pablo Sosa dijo...

Por fin gané algo en mi vida! Ya pasaré por ahí para disfrutar el sabor de lo prohibido.

Juan Pablo Sosa dijo...

Me dí cuenta que a varios habitantes de la bloggosfera, además de nuestra pasión por la escritura, nos une el gusto por ella: una rubia bien helada!
No estaría mal alguna vez, dejar el contacto virtual de lado y concretar uno real, con la excusa de tomar un porrón y charlar un rato.
PD: qué nivel papá! Hasta en portugués te comentan y encima respondés! Este blog se va cada vez más para arriba!

Bruno Cirnigliaro dijo...

Anónimo: hay cosas que son preferibles que permanezcan en esa oscuridad donde nacen y que deben morir... no te parece? Igual, el capitán y Mr Bincha pronto serán famosos!

Paulo: es cierto, están de mudanza! Pronto iremos conhecer a nova casinha primao; e também as 'zonas liberadas de SP'...

Rafa: lo merecés largamente! Quien dijo que ser juerguista no tenía sus frutos?

Marulandia: te la perdiste hoy, pero mañana es otro día

Luz: yo soy un amante de los jueves. Los miércoles son por ahora un inminente descubrimiento. Si me pasás unas direcciones...

Juan Pablo: adhiero completamente a tu propuesta. Me hiciste reir con lo de los comentarios en portugués! jejej... y bueh, tamos en todas partes compadre... Gracias a todos por pasar che! Para cuándo la rubia?

Juan Pablo Sosa dijo...

Dejé en manos de Rafa la organización del evento, así que esperamos noticias de él. Abrazo

Mente Ridícula dijo...

Esa ley parece que la hicieron para que la rompiéramos. Lo del cigarrillo se puede entender, pero la otra, bue, ya es rídiculo. Y sí...deben ser los cigarros más ricos los que se fuman adentro. Hace poco cerraron las puertas en uno que está por la 25, como para hacerle competencia a Mc Donalds y me dejaron fumar... ¡Que alegría y qué placer! Pd: ese bar no es lo mismo desde que no se fuma, la visibilidad aumentó, pero no es lo mismo.

Mente Ridícula dijo...

Esa ley parece que la hicieron para que la rompiéramos. Lo del cigarrillo se puede entender, pero la otra, bue, ya es rídiculo. Y sí...deben ser los cigarros más ricos los que se fuman adentro. Hace poco cerraron las puertas en uno que está por la 25, como para hacerle competencia a Mc Donalds y me dejaron fumar... ¡Que alegría y qué placer! Pd: ese bar no es lo mismo desde que no se fuma, la visibilidad aumentó, pero no es lo mismo.

Anónimo dijo...

Se legisla, por lo general, para reglar un hecho o fenómeno social, de modo de sancionar normas que garantizen la convivencia. A partir de este concepto, la decisión de prohibir de fumar en lugares cerrados, les garantiza a los no fumadores que nadie les obligará a fumar limitando el derecho de los fumantes. Sin embargo cerrar un bar a las 4:00 am es una propaganda política del oficialismo, que pretende engañar a los padres haciéndoles creer que el Gobierno se preocupa por la seguridad de sus hijos, aunque el asesinato de Paulina Lebbos siga sin descubrirse. Limitar en el tiempo el derecho de divertirse libremente no garantiza el derecho de nadie.
Desde el punto de vista literario entreveo una historia que encierra una protesta contra una ley retrógrada. En dos oportunidades hablas de la luz de la noche, que es apagada por el autoritarismo lo mismo que la esperanza ahogada por los totalitarios. Muy bueno, Renzo

el Rafa dijo...

Bueno sale prueba piloto este miércoles.
Negro (Juan Pablo) vos no ganaste chango. No leíste que el premio me lo gane yo? Sos un ladri negro.

Baubo dijo...

eh! yo quiero adherirme che! me dejan? mañana? como que dejé justito la mala onda de lado y volví a conectarme je je

necesito despedir este añoooooo

SALUDOS!

Mucha de la Torre dijo...

Muy lindo tu texto. te cuento tengo una amiga en Tucuman se llama annie mandojana ¿la conocés?
besos y seguí escribiendo

Anónimo dijo...

...me gustaria decir algo al rspecto... no de leyes y de sanciones... de lo prohibido o no....
solo algo para destacar... cuando bebemos no es prudente estar al volante.... detalle que desde que la vida me da otra oportunidad no puedo dejar pasar.... el resto, si hay horarios que cumplir o si fumar esta bien hacerlo adentro o en una zona delimitada ya es algo mas liviano... el derecho propio temrmina con el de los otros...
que fantástico que un amigo espere hasta cualquier hora para sentarse a charlar contigo... a veces lamento no estar en lugares y momentos como ese...
escribe la chica del piso 10!